Ruta 8: descubriendo La Peña

Volvemos al senderismo en esta octava ruta de esta edición de Naturaleza Escondida. Toca calzarse las botas para recorrer los cerca de 20 km que durará la ruta para adentrarnos en la reciente nombrada Reserva de la Biosfera de la Meseta Ibérica. Es una ruta de medio recorrido y de dificultad baja.

La ruta será circular, por lo que los coches se quedaran en La Peña para poderlos recoger al finalizar la ruta, facilitando así el tema del transporte.

*Si no dispones de coche, dinos, hay personas que nos les importa compartir su coche.

*La ruta puede sufrir variaciones en función de las condiciones meteorológicas o de los participantes, primando siempre la seguridad de estos.

¿Cómo será la ruta?


Esta ruta comenzara en el municipio de la Peña, para volver al mismo lugar tras 20 km. de recorrido. Es una ruta circular por lo que los coches se podrán dejar en la Peña para la realización de la actividad. Saldremos del casco urbano de La Peña para visitar de cerca el saliente granítico que da nombre al municipio. Lugar con leyendas y misticismo que los antiguos pobladores de la zona mantenían como zona de culto y albergue.


Desde allí, nos dirigiremos hacia el interior de Las Arribes para llegar, entre paisajes bañados por bolos graníticos, hasta el municipio de Pereña. Allí podremos descansar para regresar a La Peña en una ruta circular recorriendo en terreno de dehesa que también forma la reciente creada, Reserva de la Biosfera Meseta Ibérica. Esta ruta la centramos en el municipio de La Peña. Esta localidad que recibe su nombre gracias a la inmensa mole de sienita que vigila y protege la localidad. Con una altura media de 40 metros y 70 metros de diámetro máximo, esta singular perturbación del terreno domina la llanura en la cual se sitúa. Un elemento que
sorprende a todo el que lo ve.

Se cree que los antiguos pobladores utilizaban la roca para fines diversos, lo más probable religiosos. Su cima constituiría un observatorio astronómico y sagrado donde contemplar
la bóveda celeste; allá donde moraban los dioses. Es probable que también se utilizara la roca con fines más mundanos, sobre todo durante el paleolítico y en las épocas más antiguas del neolítico, ya que la Peña supone un observatorio de caza inmejorable. Desde su cima podría vigilarse el paso y movimiento migratorio de las manadas de animales, para así organizar y decidir el mejor momento para la cacería. Por otra parte, constituiría el refugio perfecto para encaramarse si el peligro acechaba.

¿No puedes venir a la ruta? Aquí tienes el track de la ruta de la Peña para que puedas hacerla cuando quieras (o volver a hacerla):

Aquí te damos un poco más de información sobre la ruta, requisitos, material, condiciones… Por favor, léela atentamente antes de inscribirte, es una ruta de 20km, que requiere algo de experiencia en el senderismo. Se trata de disfrutar de esta actividad y de los parajes que escondidos en nuestra provincia.


¿Te animas? Inscríbete en nuestro formulario a partir del lunes 18 de octubre a partir
de 10 de mañana. ¡Nos vemos en la Naturaleza Escondida!